De los Andes y Apeninos

Somos carne de encomienda,

Tantos dones, tanta enmienda,

Tanto acervo incomprendido.

 

Nosotros los argentinos

Sabemos de coincidencia,

Más sutil la indiferencia

Forja rumbos coercitivos.

 

Pero estamos advertidos.

No es ociosa la cultura,

Del mediocre es la sutura,

Por quedarnos abstraídos.

 

Por cautos y comedidos,

Es menester un acuerdo,

Que dignifique el recuerdo,

Y no permita el olvido.

 

Si los sueños se han perdido,

En ésta Patria dormida,

Yo sé que hay una salida,

Aunque estemos descreídos.

 

Porque habemos aprendido

Del valor de la conciencia,

Convivir con la decencia,

No ha de ser ningún castigo.

 

Bregando un mejor destino,

Volveremos a ser libres,

Porque existe quién redime,

Si es que Dios es argentino.

 

  

Por Juan José Moyano.

Articulos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *