12 de noviembre del 2018 (madrugada en casa)

Oscuro lugar en que se guarda. No se deja olvidar. Abrazada a sus alas viaja por el tiempo. Su dolor no sale de su cuerpo, la acompaña. Flores secas caen sobre su almohada. El silencio del alma tiene prisa. No quiere gritar mientas descansa. Un silbido tenebroso sopla en sus oídos. Es como caminar en un desierto. Voces que gritan y destruyen el silencio. Paredes que hablan, muestran cuerpos desgarrados. Mares que devuelven cadáveres. Manos con garras hambrientas de venganza. Gritos de libertad amohecidos. Pañuelos blancos que se agitan. Madres que reclaman a sus hijos. Mundo que reclama justicia. Mentes que llevan grabadas las historias.

 

Por Patricia Manzuoli

Articulos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *