Inerme al mundo, desnudo, aun

sin frío

Completo y siendo, riéndose un

río

Que de sutil ya desata y roba

Pequeñas luces del alba en

trovas.

Y bien las posa en caricia al

bravío

Motor que en pecho simula que

es mío.

Apariciones de un verso que

innova,

Tímido de rosa que quiere y

retoba.

Crece, florece, se estira

expectante,

Tanto que el sol y su oro, al

lactante,

Vivan su espalda y le vuelcan su

esperma.

Dionisio bebe y convida a yerma

Mientras el sueño en la tarde

que cae,

Arrastra el tiempo al amor. Y lo

trae.

Por “PlebeYo”

Articulos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *